Elimina tus deudas rápidamente.

Te pasa que las deudas ya te llegan hasta el cuello y en lugar de eliminarlas parece que solo siguen apareciendo más? A veces llegamos a tal grado de endeudamiento que no le vemos salida por ningún lado y pareciera que es un estado del que nunca saldremos.

Despreocúpate! Lograr tener unas finanzas personales sanas aún es posible. Sólo necesitas un plan de acción para el cual voy a guiarte con los siguientes tips que te funcionarán de maravilla si los sigues paso a paso.

1.- Primero lo primero. Aunque te sientas encasillada en un laberinto sin salida, siempre hay un primer paso que dar hacia la luz. En este caso ese paso se llama administración.

Haz un recuento de tus ingresos y gastos mensuales. Si estás metida en deudas, significa que tus egresos sobrepasan significativamente a tus ingresos y para balancear esto solo hay dos caminos:

El primero es el ahorro. Si ya analizaste tus gastos mensuales, identifica cuales de ellos puedes eliminar desde hoy. Si lo piensas bien, seguro encuentras dos o más gastitos que de hecho no son indispensables y quitándolos de la lista te permitirán tener una cantidad de dinerito extra que antes no contemplabas.

El segundo es aumentar tus ingresos. Es más fácil decirlo que hacerlo, no? Pero es indispensable para concluir más rápido el reto de acabar con todas tus deudas.

Si tienes un trabajo fijo y sientes que no tienes tiempo para conseguir otra fuente de ingresos, te equivocas. Lo importante es utilizar tu creatividad para vender lo que sea. Seguramente tienes alguna habilidad a la que puedes sacarle provecho. A tus amigas les encanta como te maquillas, como cocinas, tienes por ahí un aparato en buenas condiciones que puedes rifar y sacarle un buen capital. En realidad hay un mundo de posibilidades y el límite solo es tu mente. Dicen por ahí que no hay pobreza que aguante 14 horas de trabajo diario y créelo que es verdad.

Logrando estos dos puntos (el ahorro y el aumento de ingresos) ya tendrías una base de capital que antes no tenías con la cual empezar a deshacerte de las deudas. Pero de todas ellas, por dónde empezar? Permíteme esclarecerlo…

2.- Enfócate en una sola deuda. Ahora que encontraste la manera de salvar y adquirir más dinero para el fin de mes, manos a la obra!Se que te encantaría terminar antes con las deudas más grandes que además te causan mayor estrés, pero el camino correcto es empezar de lo pequeño a lo grande.

Haz una tabla donde puedas observar con claridad tus deudas desde las más pequeñas hasta las grandes y también priorizarlas por orden de urgencia (las que tienen mayor o menor plazo para ser pagadas).

Una vez identifiques la deuda más pequeña y urgente, te vas a enfocar en ella. A todas las demás les vas a asignar únicamente el monto mínimo requerido para cada mes.

El truco es simple. Cuando tienes claro un punto de partida que en este caso es la deuda más chica y logras eliminarla, en automático adquieres una sensación de triunfo y empoderamiento que te hacen sentir imparable. Por fin te abres camino a ser libre de deudas y le entras con todo a seguir con las demás, cosa que además se va haciendo menos complicada gracias a tu motivación y a que la eliminación de deudas te va liberando cada vez más capital mensualmente, mismo que podrás ocupar para pagar la siguiente y después la siguiente sucesivamente.

3.- Negocia tus deudas. Seamos sinceras, el trayecto a recorrer hasta que te desahogues de todas tus deudas no va a ser precisamente un lecho de rosas. Habrán muchos obstáculos y serán tiempos pesados. Uno de los conflictos por los que muy probablemente pasarás, serán llamadas de cobranza llenándote de amenazas y a veces hasta de insultos.

Mantén la calma. Ahora que tienes una perspectiva renovada y sabes que estás encaminada a terminar con este problema, convierte esas molestas llamadas en una ventaja para ti.

Suena raro? Déjame te explico… Estos susodichos cobradores son solo eso, sujetos que contrataron para hacerte liquidar tu deuda a toda costa. Ese es su máximo interés aunque en las llamadas te hacen creer que tienen más interés en quitarte tus bienes o tu patrimonio. Así que sé astuta y voltéales la jugada.

Es hora de explotar al máximo tus habilidades de negociación. Sé firme y directa y pon las cartas sobre la mesa. Tu situación es «tal» y no van a recibir su pago a menos que te aumenten el plazo (por ejemplo). En medio de estas negociaciones puedes llegar a conseguir desde una ampliación bastante favorecedora de tu plazo de pago hasta descuentos importantes en intereses o incluso sobre la mismísima deuda. Todo dependerá de tu habilidad y seguridad para conseguirlo.

Ante todo confía en ti misma. Con tu actitud, constancia y estos tips, te aseguro saldrás de tus deudas mucho antes de lo que esperas. Y seguramente después de esta experiencia no querrás repetir algo igual, así que a ponerse las pilas y a cuidar el bolsillo!

Amiga, gracias por leerme! Te agradeceré mucho también tus comentarios y retroalimentación. Todo lo que aportes será de gran ayuda para mi y para todas.

Hasta el siguiente post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *