Procrastina con Provecho!

Ah! la procrastinación… Dulce tentación y fascinación del cerebro. Sabías que si dejas elegir a tu mente entre trabajar y descansar, siempre elegirá la segunda?

No tiremos de flojo a nuestro pobresito cerebro, es sólo que está programado para elegir los caminos más fáciles para nosotros. En realidad se le da muy bien aquello de la practicidad, algo que en varias ocasiones resulta muy útil para resolver problemas fácil y con mayor rapidez. El problema es que si lo dejas controlarte en vez de controlarlo, notarás que tus días se hacen menos productivos de lo que seguro te gustaría.

Si bien todo mundo te dice que procrastinar es casi casi un pecado y deberías evitarlo a toda costa, yo prefiero no irme a los extremos (y te recomiendo que tu tampoco lo hagas). Un momento de relajación no resultará malo siempre y cuando sea planeado.

Así es, planeación! Puedes engañar a tu cerebro haciéndolo creer que se está saliendo con la suya descansando, pero por otra parte aumentar la productividad de tus días eligiendo bien los horarios de trabajo y descanso de toda tu jornada.

Lo mejor de todo es que si de verdad te dedicas un ratito cada noche a planear el siguiente día, esos momentitos bien planeados de descanso los aprovecharás como se debe, tranquila y sin sentirte culpable.

No menosprecies la importancia de los momentos de distracción. Se bien que tu meta es el éxito, pero aunque estés llena de motivación y ganas de trabajar, recuerda que no eres un robot y así como debes darte el tiempo de fregarle duro, también necesitas tiempo de esparcimiento para volver a cargar la pila.

De todas maneras, aquí te dejo algunas ideas de lo que puedes hacer para descansar al mismo tiempo que te motivas para regresar al trabajo con todas las ganas y la mejor actitud:

1.- Revisa tus correos. Esos correos que tienes pendientes por revisar desde hace casi un mes, dales un chequeo rápido en la vista general y deshazte del spam antes que nada. Cuando te quedes únicamente con correos relevantes, dales un orden de importancia, revisa y contesta los de mayor prioridad a menor. Verás que en poco tiempo habrás tachado de tu lista un pendiente al que no el encontrabas un espacio para resolver.

2.- Medita. Regálate ese tiempo invaluable que todas necesitamos para nosotras mismas. Reflexiona sobre tus pensamientos, emociones y acciones. Recuerda que tu interior tiene las respuestas a todo lo que te preocupa. Va por buen camino? Te hace feliz lo que estás haciendo? Cuáles son tus motivos para echarle ganas todos los días? Después de conversar contigo, seguro ya estás lista y motivada para seguir trabajando con todo!

3.- Estira las piernas. Ve por un té o camina una vuelta a la cuadra. Le estarás haciendo un favor a tus piernas, tu espalda y tus ojos. Además, has notado que a veces trabajando continuo, las ideas dejan de fluir igual y sientes que no avanzas? Dejar el trabajo por un momento, irte y pensar en algo más es la perfecta solución a ello. Notarás que regresando al trabajo tendrás una renovada perspectiva para seguir tu proyecto.

4.- Observa tu vision board. Recuerda todo aquello para lo que estás preparada para ser, hacer y conseguir. Contempla tus sueños y da por hecho que se realizarán. Vuelve a todo aquello que pensaste y sentiste mientras colocabas cada pieza de tu vision board. Qué mejor manera de sentirte renovada que volverte un momento y darte cuenta la cantidad de poderosísimas razones por las que te levantas cada día?

5.- Prepárate un snack saludable. Si estás comiendo como deberías, sabes que además de tus 3 comidas principales, debes integrar al menos 2 colaciones que te quitarán el hambrecita que puedas sentir entre comidas y además te darán la energía que necesitas para desempeñarte de manera óptima. Recuerda que con cada actividad gastas energía y es de suma importancia que tu cuerpo tenga siempre de donde sacarla.

Amiga, gracias por leerme! Te agradeceré mucho también tus comentarios y retroalimentación. Todo lo que aportes será de gran ayuda para mi y para todas.

Hasta el siguiente post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *