Decreta de manera correcta.

Cansada de decretar, lanzar montones de afirmaciones y no ver nada manifestarse? Hay ciertos errores que comúnmente cometemos a la hora de decretar que truncan el proceso y nos lo echan a perder sin que nos demos cuenta.

Hoy voy a platicarte algunos tips que cambiaron radicalmente mi manera de decretar y me han dado resultados fantásticos. Espero que los pongas en práctica y veas felizmente todo lo que afirmas manifestarse.

Pero primero lo primero. Qué es decretar? Podríamos pensar que es mandar al aire algunas afirmaciones sobre el porvenir con la mejor de las intenciones y esperando el mejor de los resultados. Pero va más allá de esto.

Un decreto tiene más que ver con la seguridad que con la espera. Cómo es esto? Pues que si haces un decreto, lo más importante de éste radica en considerar que es un hecho que pasará y no sentarte a pensar «Será que pasará?» y con esto atarte a una espera indefinida en la que muchas veces entras en ansiedad y terminas por olvidar tu decreto.

Para ayudarte a comprender mejor como funciona, este proceso y lo pongas en práctica lo antes posible, te dejo algunos consejitos que te sorprenderán por su eficacia.

1.- Un decreto es una verdad absoluta. Como te platicaba unos renglones atrás, para ver manifestarse un decreto debes considerarlo un hecho indudable. Se que a veces es complicado creer en algo solo porque sí, así que a la hora de decretar te recomiendo que digas cosas claras y realistas para que tu mismo dejes de ver el objetivo como un sueño complicado de alcanzar.

Por ejemplo, en vez de solo decir «Voy a tener el auto que siempre quise», puedes decir mejor algo como «Este año seré bendecida con la realización de varios proyectos con buenos frutos que me ayudarán a conseguir el auto que siempre quise».

Depende de tus objetivos el tipo de palabras que utilizarás, pero la base siempre es la misma. Viste que aumentando algunos detalles a la afirmación, de pronto suena mucho más realista y alcanzable? Esto te permitirá tener una alta convicción a la hora de decretar y te centrarás más fácil en el «Claro que se realizará» que en el «Será posible?»

2.- Sé detallista. Y aunque es una práctica muy sana a usar dentro de tus relaciones, esta vez me refiero más bien al nivel de detalle que debes emplear a la hora de decretar.

No hay una fórmula precisa para decretar afirmaciones. Tu misma verás lo que te resulta mejor puesto que estas «pláticas» que creamos con el universo, son muy personales y por ende tienen tu propio toque. Pero lo que si es un hecho general, es que entre más detalles agregues a tus decretos, el universo concentrará una base más sólida para tomar cada afirmación y regresártela como algo tangible.

Para que te des una idea del tipo de detalles que puedes añadir, te comparto que lo más efectivo es hablar sobre tu sueño hecho una realidad (decirlo en tiempo presente como si ya hubiera ocurrido a mi me funciona demasiado bien), hablar de las cosas que hiciste y pasaron para que lo lograras y añadir todos los sentimientos que se involucran en el proceso (felicidad, amor, empatía,pasión…) y al momento de lograrlo (euforia, paz, armonía, pero sobre todo gratitud).

3.- Gracias, gracias, gracias. La manera correcta de recibir algo es agradeciéndolo profunda y sinceramente. Convierte la gratitud en tu modo de vida pues dar gracias es un excelente promotor del flujo de energía. Mientras agradeces lo que tienes, estás mandando un claro mensaje de que estás lista para recibir más.

Es por eso que a mi me encanta decretar en presente. De esta forma reafirmo que es un hecho que me llegará todo lo que pida, pues agrego detalles de agradecimiento por todo lo que ocurrió para haberlo obtenido y el ahora tenerlo en mis manos.

Convéncete a ti misma de que mereces todo lo que deseas para tu vida pero no desde la soberbia, sino desde el agradecimiento pues este sentimiento se liga directamente con el amor y cada paso que des desde el amor, rendirá los mejores y más bellos frutos.

4.- Escribe tus decretos. Seguro ya has escuchado que la maravillosa máquina de tu cerebro tiene un gran poder que además puede manifestarse a través de las palabras.

Todo esto es verdad y es por eso que cuidar lo que dices tiene gran importancia. Realiza afirmaciones positivas y atraerás cosas positivas, en cambio tus declaraciones negativas… pues mejor evítalas jeje.

Una excelente manera de dar énfasis a tus palabras es plasmarlas en papel. En primer lugar porque eres más consciente de lo que dices cuando te paras a pensarlo para luego escribirlo y en segundo lugar porque construyes la primera pieza tangible de tu sueño hecho realidad.

Cuando escribas tus decretos, asegúrate de encontrarte en el estado mental correcto. Busca un ambiente agradable y pacífico. Tus pensamientos deben ser claros , seguros y concisos. Tu ser debe estar abierto a dejar todo lo que no necesitas atrás y a recibir todo lo nuevo para enriquecer tu vida llena de agradecimiento y plenitud.

Recuerda que mientras decretas asumes que es un hecho que pasará todo lo que pidas. Si estás en un mood obsesivo y pides esperando que se manifieste «a la voz de ya», estarás creando un bloqueo que corromperá tu decreto con ansiedad y no funcionará.

5.- Las veces que necesites. Para ver un decreto manifestarse, te puedes preguntar cuántas veces será necesario repetir tus afirmaciones y la respuesta es esa… las que necesites.

Te reitero que la obsesión por la realización de tus decretos es algo que debes evitar a toda costa, así que si decides decretar acerca de una cosa más de una vez, te recomiendo que sea por la razón correcta. Puede que simplemente quieras volver a leerla para recordar lo que escribiste y llenar de motivación tu día, o también puede ser que decidas reescribirla para añadir más detalles o simplemente revivir toda esa buena vibra y emoción que te llenaron cuando decretaste la primera vez.

Hay personas que decretan una sola vez y con eso les basta para mantener claro su objetivo en mente y sentirse tranquilas y preparadas hasta que lo ven manifestarse. Por eso recuerda que lo maravilloso de todos los seres es nuestra individualidad. Decreta de la manera en que te sientas más cómoda y tu misma irás descubriendo lo que te funciona mejor.

Si tienes cualquier duda, no olvides preguntar. Estaré feliz de poder ayudarte.

Amiga, gracias por leerme! Te agradeceré mucho también tus comentarios y retroalimentación. Todo lo que aportes será de gran ayuda para mi y para todas.

Hasta el siguiente post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *